Estacionar autocaravanas en la calle

autocaravana estacionada en la calle

¿Qué debemos tener en cuenta cuando viajamos en autocaravana?

Una autocaravana es a la vez vehículo y alojamiento, y por eso se ha visto sometida a leyes diferentes –de acampada o circulación–, según la comunidad autónoma, provincia o localidad. Por ejemplo, en Toledo las autocaravanas pueden aparcar en la vía pública mientras que en Pamplona está prohibido.

Cepo en Santander. Dia 29-04-12

¿Cómo ha evolucionado el Reglamento?

En 2004 el Estado incluyó el vehículo “autocaravana” en el Reglamento General de Circulación y Estacionamiento de Vehículos a Motor, mientras que algunas autonomías y municipios ya habían regulado el autocaravanismo como actividad de turismo itinerante, sometida a las leyes de acampada.

En 2008 el Ministerio del Interior aprobó la Instrucción 08/V-74 de la DGT, en la que establecía que «mientras un vehículo está correctamente estacionado, sin sobrepasar las marcas viales de delimitación de la zona de estacionamiento, ni la limitación temporal, no es relevante que sus ocupantes se encuentren dentro, por lo que la autocaravana no es excepción, bastando que la actividad interna no trascienda al exterior mediante el despliegue de elementos que desborden el perímetro del vehículo, como tenderetes, toldos, dispositivos de nivelación, soportes de estabilización…». Es decir, mientras no se abran ventanas o desplieguen toldos, la autocaravana está aparcada y no, acampada.

¿Qué diferencias hay entre estacionar y acampar un autocaravana?

Una autocaravana está aparcada y no acampada cuando:

– Solo está en contacto con el suelo a través de las ruedas —sin patas estabilizadoras ni otros artilugios—. En determinados casos, como aparcando en pendiente o con inclinación lateral acusada, los calzos en las ruedas pueden estar justificados.

– No ocupa más espacio que el de la autocaravana cerrada, sin ventanas abiertas —batientes o proyectables que pueden superar el perímetro del vehículo—, sillas, mesas, toldos extendidos, etc.

– No se produce ninguna emisión o fluido, contaminante o no, salvo las propias de la combustión del motor a través del tubo de escape, o se lleven a cabo conductas incívicas y/o insalubres, como el vaciado de aguas en la vía pública. Y no se emiten ruidos molestos, como la puesta en marcha de un generador eléctrico en horario de descanso o durante el día en periodos prolongados.

37

NO siempre una “estancia interior” equivale a una “acampada”

Pero a día de hoy siguen siendo muchos los municipios que hacen caso omiso de la instrucción de la DGT y continúan prohibiendo el estacionamiento de autocaravanas en todo su término municipal, además denunciando y multando por acampar — incluso con el vehículo en un aparcamiento público—, con el argumento de que la estancia interior equivale a una acampada.

¿Existe la señal de prohibido aparcar autocaravanas?

No existe en el reglamento ninguna señal que prohíba aparcar autocaravanas. Es por ese motivo por el cual los autocaravanistas, se pueden defender solicitando la retirada de la señal de prohibido aparcar autocaravanas o denunciando ordenanzas municipales en las que se prohíbe estacionar.

Es conveniente llevar copias impresas del manual de movilidad en caravana, de la Instrucción 08/V-74 e incluso la carta que el Subdirector de Normativa y Recursos de la DGT envió a la Federación Española de Asociaciones Autocaravanistas (FEAA) indicando que la citada instrucción es de obligado cumplimiento a niveles nacional, autonómico y local.

Los ayuntamientos que se han resistido tendrán que modificar las ordenanzas que desarrollan sus competencias de tráfico y circulación de vehículos en todo lo relativo a autocaravanas. Esto es debido a que el nuevo Reglamento General de Circulación incluye cambios sustanciales a favor del autocaravanismo.

Vease el caso del ayuntamiento de Sevilla.

De hecho, define por primera vez el estacionamiento de estos vehículos igualándolo al resto de Europa. Así, los autocaravanistas tendrán la seguridad jurídica de no ser discriminados por aparcar: las administraciones locales solo podrán sancionarles si incumplan las condiciones reglamentarias, añadidas al artículo 92 del Reglamento o cuando se vean limitadas por restricciones genéricas de masas y dimensiones que afecten a todos los vehículos.